Escrito por Dr. Matt WarnockTopics: Lecciones

Siempre me deslumbró la cantidad de músicos que estudian artes marciales, lo que me provocó investigar sobre la conexión entre la música y las artes marciales.

Parece como siempre que estoy en un grupo de artistas marciales o músicos, puedo sentir que hablan de ambos temas al mismo tiempo, como si fueran lo mismo.

Por muchos años pensé sobre esa conexión, que tienen los músicos de artista marcial y que tienen los artistas marciales de músicos?

Ciertamente la gente hace las cosas por diferentes razones, pero no llegué aún a comparar las actividades para entender donde se conectan intrínsecamente.

Me refiero, a que inclusive cuando sé cuánto le puede gustar el crochet a los fisicoculturistas, creo que los lazos entre música y artes marciales, son un poco más fuertes.
(Por cierto, si tienen una imagen de un fisicoculturista haciendo crochet, envíenmela inmediatamente)

Entonces, hoy me puse a pensar en las similaridades entre mis dos grandes pasiones y esto fue lo que encontré:
EL ARTE

Quizás el aspecto más grande de ambas disciplinas es que ambas son verdaderas formas de arte. Ambas te permiten expresarte de formas muy distintas a cualquier otro. Observar a un gran artista marcial, es tan bello como ver a Mikhail Baryshnikov bailando y tan apasionante como escuchar una bella composición musical.

No te dejes engañar por las pavadas que ver en el McDojo de tu cuadra ó los conciertos de sábados en el shopping, hay muchos, pero mucho artistas marciales y músicos que se animan a hacer cosas originales opuestas a la copia sin corazón que se ve en todos lados.

EL TIMING

El timing lo es todo. En música, obviamente la habilidad de tocar en tiempo, mantenerse en tiempo y tocar con el resto es crucial. Para un artista marcial, moverse a tiempo o destiempo de un oponente le puede valer todo un combate, o un movimiento de un estilo tradicional que no coordine los tiempos de pies y manos, puede quedar realmente mal o peligrar el equilibrio.
ATENCIÓN

No es genial ver a esos tipos que se absorben por lo que tocan, sacando mil notas que solo ellos sienten mientras que todo el público lo quiere bajar a patadas del escenario?

O como un músico que toca ocho mil notas por segundo durante una balada, estas personas no tienen ni idea qué es lo apropiado para el momento y situación en la que están.

Las artes marciales son lo mismo, uno no puede tener una postura o lanzar un golpe sin considerar el entorno, la situación: ¿Son varios atacantes? ¿Son experimentados? ¿como me protejo a mí o a otro si mis ataques no sirven? ¿Hay espacio para patear? ¿Los quiero golpear para matar o solo para sacarlos del camino?

Uno cuando enseña se fija de no enseñarle a un niño en su primera clase como clavarle los dedos en los ojos a un rival, ni como romper brazos a una persona iracunda.

Uno debe tener ATENCIÓN en todo lo que hace y esa atención puede ser desarrollada tanto como un músico como por un artista marcial, aunque está ligada a un sentido común, estos aspectos se potencian a medida que uno crece en su arte.

ENTRENAMIENTO / PRÁCTICA

Si te tomás en serio tu arte, sabrás muy bien que requiere constancia y práctica diaria. Aunque seas bueno en tu arte, sabes que no debés parar. Es ese espíritu de constante desarrollo, aprendizaje, crecimiento que sigue el curso natural de la vida. ¿Cuántas veces le ha pasado a un músico darse cuenta que se ha estancado tocando siempre las mismas canciones ó estilos? ¿Cuántas veces un artista marcial ha sentido que no progresa, que su velocidad, altura, fuerza o lo que sea no cambia?

Ojo, ponerse contento por haber llegado a un buen nivel y disfrutarlo está bien, tener un estilo definido, también está bien, pero el hacer algo repetidamente como un robot nos aleja del ARTE.

Y claro, así como mejorar en la guitarra no significa solo “tocar más rápido” tampoco en el arte marcial mejorar significa “golpear más fuerte o rápido”, sino algo mucho más profundo, tu edad quizás no te deje golpear más fuerte o rápido, eso es un hecho, la vida es así, pero la técnica es la que debe ir mejorando, desarrollándose. Si solo te dedicas a enseñar, sin querer seguir mejorando, no vas a ser un buen ejemplo, vas a ser como una radio que dice lo que hay que hacer, pero que no muestra nada realmente.

REVELACIONES

No te puedo decir la cantidad de veces que estuve practicando o entrenando y de repente me llegó una respuesta, una “epifanía”, una revelación: Finalmente se hace ese clic en un momento inesperado, durante la práctica.

En el arte marcial japonés hay un dicho:

詞韻波羅密大光明
(Shikin haramitsu daikomyo)

Más o menos traducido significa: “Cada momento tiene el potencial de traernos iluminación”


Piensen en eso por un segundo. En cualquier momento, sin importar lo que estés haciendo, te puede llegar ese secreto que estaba escondido detrás de una puerta y que necesitabas para seguir adelante.

Lo importante, claro, es seguir practicando/entrenando, con una mente clara y relajada, así la respuesta entra naturalmente a tu mente.

Se necesita de fluir, de dejarte llevar y eso es parte de lo que también nos dan las artes. Si siempre tocás la misma canción o repetís los mismos movimientos, es difícil que nuevas ideas lleguen a tu mente, citando otra vez: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”
¿Sos artista marcial? ¿Sos músico?
Compartí con nosotros tu experiencia en este tema.
¿No lo sos? Opiná igual, es gratis… por ahora ¬¬

Anuncios