Lejos de intentar ser un post de auto-ayuda, vamos a intentar demostrar algo.

Esta frase “NO PUEDO” que muchas veces es reemplazada o acompañada de un “ES IMPOSIBLE” la utilizamos a veces como un método de defensa, los alumnos de artes marciales la suelen utilizar cuando les mostramos una técnica “un poco más difícil” de lo normal, pero los mismos que la dicen hacen cosas en otro ámbito que son totalmente posibles.

Por otro lado, nosotros mismos, que enseñamos artes marciales, quizás vamos a tocar la guitarra y nos sale el “esh imposhible” a nosotros, o con cualquier otra cosa (como generar ganancias de las clases, sniff…)

Por eso, decidí un día dejar el “es imposible” o “No puedo” y cambiarlo por un “Sí, dale“. No importa lo que se me pedía en una clase, decía que sí y comenzaba a intentarlo. Muchas cosas cambiaron. No porque uno realmente en el interior deje de pensar que es imposible, o porque empiece a salir bien eso que queríamos lograr (nada es inmediato) pero el hecho de no decirlo, deja una puerta abierta a esa posibilidad… y con tiempo y esfuerzo…

Claro, que LOGRAR algo difícil, requiere constancia y por eso si sucede en algo como un entrenamiento de artes marciales, siempre sugerimos: INTENTAR CIEN VECES.

No así nomás. Hacerlo de verdad: Tomar un papel, hacer cien o doscientas o quinientas lineas o puntos e ir tachándolas luego de cada intento de aquello que querramos lograr.

Al menos una vez al día, tan seguido como podamos, hacer el intento.

El “No puedo” se va a ir transformando en un “quizás no sea imposible”, luego en un “me sale horrible”, para luego ir definiéndose en un “bueno, al final se podía…”. Quizás no sea perfecto, pero convertir un “IMPOSIBLE” en un “POSIBLE” es un gran mérito del cual sentirse orgulloso.

Hagamos esa prueba hoy. Tomen algo que piensen que sea de difícil a imposible y la manera de practicarlo, les doy ejemplos:

– Hacer un dibujo
– Hacer una artesanía
– Hacer una pirueta/acrobacia/técnica
– Hacer un estiramiento
– Hacer una receta
– Hacer un negocio
– Hacer amigos

Cada caso se intenta distinto. No es lo mismo todos los días tomarse media hora para estirar las piernas que todos los días tener que ir a leer o conversar para averiguar sobre un negocio, pero el concepto es el mismo.

Tomen una hoja (si, ¡AHORA CARAJO!), anoten los cien o doscientos o quinientos puntitos o palitos y luego vayan tachando día a día que hagan un esfuerzo REAL por acercarse a ese logro.

En lo particular lo estoy haciendo con la medialuna sin manos (http://www.youtube.com/watch?v=hrPz-QOegyE) si bien tengo varios años en las artes marciales, recién ahora comienzo a practicar esta técnica en detalle.Entonces todos los días se trata de hacer un ejercicio diferente, que me acerque a lograrla, por ejemplo:

– Lunes: Saltos en un pie, ambos pies, etc. Una o dos veces la medialuna común.
– Martes: Piques y ejercicios de explosividad en las piernas. Pruebo medialuna a una mano, despegando las manos, etc.
– Miercoles: Medialuna común varias veces, con descansos y ejercicios de estiramiento.
– Jueves: Sentadillas con peso y ejercicios de lanzamiento de piernas en el aire desde una posición fija.
– Viernes: Pruebo todas las acrobacias que conozco, haciendo énfasis en la medialuna sin manos.

… y así…

Ahora, con un negocio o con una receta no es tan fácil, cada uno tiene su modo de ser mejorado. Una receta puede mejorar viendo tutoriales en internet, averiguando ingredientes y si tienen dinero suficiente, probando todos los fines de semana hacer la receta, pidiendo consejos y buscando quien los ayude.

Un negocio también, deben averiguar, hablar con tanta gente como puedan, moverse, quizás invertir y perder (eso aunque duela, es una realidad), empaparse del tema relacionado al negocio, por ejemplo si buscan invertir en terrenos o propiedades, deben averiguar sobra las zonas, sobre la moneda, sobre la situación inmobiliaria actual, sobre como vendrá el mercado, sobre oportunidades y hablar con gente que lleve algún tiempo haciendo lo mismo.

No se trata solo de intentar e intentar siempre lo mismo de forma bruta, sino de probar distintos enfoques, buscar opiniones, críticas, darle vueltas al asunto. Abandonarlo y volver a retomarlo frescos. Se trata de conocer todo sobre lo que intentamos lograr y no dejar de intentar.

Quizás me tome todo el año sacar la medialuna sin manos, pero créanme, voy a saltar, juntarme con acróbatas, con artistas marciales, con entrenadores, voy a cambiar la dieta si es necesario, voy a comprar calzado, voy a comprar una colchoneta gigante, lo que sea que necesite para sacarla, porque me decidí a que este año me salga y cualquier cosa que ayude a acercarme a eso, será bienvenido.

Claro que en el fondo es decidirse y ponerle voluntad, nada más. Bueno y disfrutar el proceso creo que también es una buena manera de hacerlo más “posible”…



Así que ya saben, fíjense sus “no puedo” ó “es imposible” porque hay pruebas más que suficientes en sus propias vidas de que cosas que parecían imposibles pueden volverse posibles y hasta a veces: cotidianas o fáciles. 

Prueben el ejercicio anotándose todo en un papel y experimenten.

¡Cuéntennos sus éxitos y fracasos!

Crap! Terminó siendo auto-ayuda!? Esh imposhible!

Anuncios