En esta sección, repasaremos técnicas de dos practicantes patéticos de artes marciales, pero con suficientes golpes como para poder decir algunas cosas sobre técnicas del Kung Fu y otras artes marciales.

¡Recuerden!:

1)      No somos expertos.

2)      Hay MUCHAS variantes de todo esto.

3)      Depende de la experiencia de cada uno puede servir o ser como los rescates a los bancos: ¡Totalmente infructuoso en la vida real!

4)      No realicen NADA de todo esto sin instrucción adecuada o con alguien responsable con ustedes.

 

Hoy veremos: “Algunos métodos para entrenar patadas”

Primero que nada, vale aclarar algo trillado, pero que no deja de ser verdad: No importa que técnica de entrenamiento utilices, lo que importa es que entrenes REALMENTE FUERTE. Si bien es cierto que hay métodos más “efectivos” que otros para mejorar la técnica, la fuerza y velocidad de patadas, nada funcionará mágicamente y todo dependerá de nuestro esfuerzo, constancia y dedicación, por sobre todo a los detalles.

No importa cual sea, pero ¡La técnica es todo!

Una patada se compone de muchas partecitas, no sólo de tener fuerza en las piernas, se trata sobre el equilibrio, sobre la posición correcta de todo el cuerpo al momento del impacto, se trata sobre soltar la cadera, sobre controlar la musculatura y claro, también de la fuerza muscular, pero hay mucho que entrenar.

Los ejercicios tipo: Correr, sentadillas, tobilleras con peso (o “polainas”), van a ayudar a desarrollar la musculatura, dándole fuerza a las piernas, pero no brindarán control sobre la pierna, ya que una pierna fuerte no necesariamente es una pierna controlada, de lo contrario un futbolista podría dar patadas espectaculares y sin embargo esto no es así en la mayoría de los casos, simplemente porque no entrenan para controlar la pierna en alto, sino simplemente para un tipo de patada, con un tipo de control específico. Eso sí, que no te patee un jugador profesional de fútbol porque… no la vas a contar, dudo que te patee la cabeza, pero la rodilla te va a quedar a la miseria.

El entrenamiento de Kung Fu y en general de casi todas las artes marciales que utilicen bastante las piernas, nos pedirá algo más que sólo la fuerza, ahí es donde vienen los entrenamientos de control.

Correr, hacer sentadillas (o mejor aún, Ma Pu, la postura “a caballo” del Kung Fu), utilizar tobilleras con peso y ese tipo de ejercicios, deberían ser la base del entrenamiento, pero no por eso, el único entrenamiento.

“Así tendrás la colita dura Billy…”

Entrenamiento de control: Los entrenamientos de control son esos que uno termina diciendo “¿¡¿¡Por qué estoy haciendo esto!?!?!? ¡ARRRGH!”, pero dan resultado y son muy buenos para mejorar la técnica, ya que cuando uno puede controlar el cuerpo, puede proyectar la técnica con menos dificultad.
El primero y clásico del Kung Fu, son las posturas estáticas, pero no sólo las posturas bajas como el Kung Pu, Ma Pu, Sie Pu u otras, sino también las posturas estáticas con elevación de pierna.

Ejercicio de elevación, fuerza y resistencia de patada 1:

  1. Ponemos un banquito/banqueta, donde apoyamos un pie.
  2. Con esa pierna que está sobre el banquito, proyectamos una patada, sugiero comenzar con la patada lateral. Intentamos no despegarnos del banquito hasta que la postura del torso, cadera, cabeza y mirada sean correctas y luego elevamos la pierna hasta el máximo de altura que no altere la postura correcta y mantenemos por 30 segundos. Si cuesta mucho, pueden comenzar con 10, luego 15/20 y luego 30, 45, un minuto, etc.
  3.  Intentamos que al terminar el ejercicio la pierna no caiga como si estuviera muerta, sino que baje con la mayor prolijidad posible. Luego hacemos lo mismo del otro lado y luego podemos o cambiar de patada o aumentar el tiempo en el cual mantenemos elevada la pierna.
  4. No sean pillos eh, el tiempo comienza a contar cuando están en el MÁXIMO de elevación e intentamos no bajar esa altura en casi todo el tiempo estimado. El banquito se deja por si la pierna

Ejercicio de elevación, fuerza y resistencia de patada 2:

  1. Nos tomamos de algún lugar firme, si vamos a ejecutar patada frontal, el agarre es con ambas manos ya que estaremos de espaldas al lugar donde patearemos. Si vamos a ejecutar patada lateral, estaremos de perfil y el agarre será con sólo una mano (la del lado que no patea). En el primer caso (frontal) el pie de base apunta hacia el mismo lado donde pateamos, en el caso de la patada lateral, el pie de base apunta hacia afuera y la cadera se intenta abrir lo más posible, sin sacar la cola hacia afuera, esto es cuestión de elongación, ya veremos este punto también.
  2. Suponiendo que hacemos la lateral primero, tomados de costado elevamos la rodilla y en cámara lenta (esto es MUY importante, BIEN lento) extendemos la pierna casi en su totalidad, mantenemos un segundo y la traemos nuevamente. Luego de diez repeticiones, dejamos la pierna extendida y tratamos de subir un poco más, llegando a nuestra máxima altura, durante 5/10 segundos. Luego, CONTROLADAMENTE bajamos la pierna.
  3. Suponiendo que hacemos la frontal, subimos la rodilla a la altura del hombro (o tan alto como puedan) y como si fuera un resorte, desde la máxima compresión de la pierna, extendemos MUY lentamente hasta la casi completa extensión (pero no extendido del todo, una mínima flexión debe haber para cuidar la articulación) con el talón como el punto más lejano, ya que es el punto de impacto, el empeine flexionado hacia adentro. Luego volvemos a traer hacia el hombro y repetimos lo más lento posible unas diez veces. En la última repetición, dejamos la pierna extendida e intentamos lo mismo, elevar la pierna tan alta como podamos. Otra opción es extender el empeine y dejar el pie bien en punta, dibujando círculos MUY pequeños con la pierna totalmente extendida. Diez circulitos y bajamos controladamente la pierna.

Estos mismos entrenamientos, con ligeras variantes se pueden hacer para todas las patadas, empeine (de costado con la rodilla en la misma línea de la cola extendiendo y flexionando la pierna en cámara lenta, con el empeine extendido), con la patada gancho (mismo que la anterior, pero desde la flexión, la pierna se abre en círculo y luego cierra el talón hacia la cola) y con cualquier técnica de patada.

Siempre recuerden: Máxima lentitud les va a quitar explosividad, así que luego de entrenamientos como estos (que dejan exhaustas a las piernas) conviene descansar, estirar un poco y luego ponerse a practicar en máxima velocidad, para no perder la explosividad. Recuerden que un entrenamiento siempre puede anular a otro, desarrollar fuerza puede quitar elongación, desarrollar mucha elongación puede quitarles firmeza en las patadas (porque las articulaciones tienen mayores ángulos por los cuales desviar la pierna), etc.

Es por eso que el Taijiquan (Tai Chi Chuan, whatever) es MUY bueno para adquirir control del cuerpo, la lentitud pero la exigencia de los movimientos (posturas bajas, piernas elevadas, Pu Bu, etc) lo hace un arte marcial excelente para el control corporal y para los curiosos, una buena excusa para incursionar en el fascinante mundo del Tai Chi.

No hace falta hacer todo todos los días (aunque sería ideal), pero si en la semana estiraron mucho en los días anteriores, intenten entrenamientos de bolsa o focos para darle potencia y precisión a los golpes, entrenamientos de fuerza y de impacto. Si están corriendo mucho, levantando peso en sentadillas, entrenando fuerza de piernas, recuerden de compensar con alguna elongación suave y luego ir progresivamente a elongaciones más fuertes, así como si entrenan mucha potencia para sacar la patada, compensen con entrenamientos de traer la pierna de vuelta al a guardia, muchos subestiman este punto, pero una pierna que sólo sabe ir y no volver, es peligrosa para el mismo practicante a la hora de un combate.

Van Tuan Nguyen and Chang Ho Hyun - 16th Asian Games - Day 4: Wushu

Oops!

Precalienten bien, hagan entrenamientos suaves, comiencen a mover todas las articulaciones, de a poco, estiramientos suaves, movimientos pequeños y de a poco empiecen con movimientos más amplios, practicando las patadas bien sueltas, sin mucho esfuerzo para que el cuerpo comience a “entender” qué es lo que va a hacer y cuando el cuerpo esté bien precalentado, comiencen con estos entrenamientos más específicos. ¡Suerte y felices calambres!

Anuncios