En esta sección, repasaremos técnicas de dos practicantes patéticos de artes marciales, pero con suficientes golpes como para poder decir algunas cosas sobre técnicas del Kung Fu y otras artes marciales.

¡Recuerden!:

1)      No somos expertos.

2)      Hay MUCHAS variantes de todo esto.

3)      Depende de la experiencia de cada uno puede servir o ser como los rescates a los bancos: ¡Totalmente infructuoso en la vida real!

4)      No realicen NADA de todo esto sin instrucción adecuada o con alguien responsable con ustedes.

 

Hoy veremos: “Patada gancho”

Esta patada es particularmente difícil de meter en un combate, es bastante arriesgada, pero tiene su efecto sorpresa que la hace valiosa, además de ser un buen entrenamiento del control de piernas.

Ejecución: En particular esta patada tiene una salida distinta a las demás, aunque se puede iniciar como siempre (elevando la rodilla tan alto como sea posible, girando sobre el pie de base y extendiendo y cerrando la pierna como un gancho con el pie hacia el glúteo), se recomienda por fines prácticos, comenzarla como una patada circular (tipo abanico) que dibuje un semi círculo frente al cuerpo y justo cuando está a la altura de la cabeza del oponente, girar sobre el metatarso (sin levantar demasiado el pie de base) y cerrar el talón o planta del pie hacia la cola.

Entonces: Sube la pierna extendida cruzada frente al cuerpo, como si fuera a dibujar un círculo de izquierda a derecha (suponiendo que pateamos con la derecha) y al momento de llegar a la cabeza, el cuerpo gira sobre el pie de base y cierra el pie en un gancho hacia nuestro propio glúteo.

Efecto: Hay dos puntos de impacto posibles, el talón o la planta pie. Si al golpear al oponente cerramos con el talón hacia la cola, el talón impactará, como el pie suele atacar la cabeza en esta patada, es un peligroso talonazo a la sien (o costados de la cabeza). También puede dar en un ojo o en la oreja, haciéndolo aún más dañino. La otra opción es golpear extendiendo el empeine, lo que ocultará el talón y hará que la patada impacte con toda la planta del pie, dando más un sacudón como una fuerte cachetada al rival, quitándole el peligro del impacto del hueso del talón. Esto suele ser mejor para cuando se hace una competencia deportiva “amistosa” y no un combate real.

El efecto es aturdimiento, para la segunda opción.

Ejecución alternativa: La ejecución alternativa es la que en realidad sería la principal, pero por cuestiones prácticas no la colocamos aquí, elevar la rodilla, y al girar sobre el pie de base poniendo el cuerpo ligeramente de costado, dibujamos un pequeño círculo extendiendo la pierna y cerrando con el talón o planta del pie hacia la cola. Más rápida, pero mucho menos potente. Esto sí será tan sólo como una bofetada en la cara, más para humillar que realmente para atacar, a menos que apuntemos a algún lugar específico y seamos suficientemente hábiles como para impactar justo ahí.

*TIP: Conviene entrenarla probando tanto la extensión bien lateral (sacándola desde lo más profundo de la cadera), así como sacándola un poco más de frente, para apreciar todas las diferencias, ya que se puede utilizar de cualquiera de las dos maneras según corresponda en cada caso.

*TIP 2: Es una patada muy compleja para un combate y la velocidad que este implica, por ello, hay que encontrar la manera de meterla de forma sorpresiva, con velocidad y fuerza suficiente.

Esquive: Patada muy fácil de esquivar o bloquear. En general, basta con mantener/subir la guardia a los costados de la cabeza  y la patada impactará allí. Para esquivarla, como suele abarcar bastante espacio frente al oponente, retroceder es lo más adecuado, aunque si uno puede agacharse mínimamente (manteniendo la guardia y la estructura) uno puede seguir atacando por debajo del ataque de la patada gancho, ya que esta suele ser lanzada a la cabeza.

Giro y gancho…: Aquí está la verdadera manera de meter esta patada. Aunque recomiendo practicarla mucho sin giro primero para adecuar la musculatura e intentar darle fuerza suficiente, el giro es la clave para que esta patada salga como dios manda (sí, dios creó las patadas ¡Para que lastimemos a otras personas!). Como siempre, el giro comienza desde la guardia, elevándonos sobre los metatarsos ligeramente y girando hasta que las piernas queden enroscadas, la mirada se clava luego del giro y la pierna retrasada (ahora enroscada ya lista para salir) sube tan alto como puede y al acercarse al oponente, se extiende y se comienza a flexionar (explosivamente) al impactar la cabeza del rival. Conviene practicarla de forma tal que la pierna vuelva a la guardia, aunque muchas veces luego del impacto, suele caer un poco desprolija.

 

En capoeira tienen una versión de esta patada, sólo que la pierna va siempre recta y el cuerpo queda bien abajo, también con giro y una fuerza devastadora. Pero no conozco la técnica exacta, sólo sé que se utiliza mucho en ese arte marcial y que tiene mucha efectividad.

Método de entrenamiento: La patada gancho utiliza mucho el isquio-tibial, así como los gemelos y también requiere mucha firmeza en la pierna de base, para lanzar la patada sin que peligre el equilibrio. Un buen entrenamiento es al trotar, lanzar talones a la cola, tan rápido y fuerte como se pueda durante un tiempo no mayor a 30 segundos. Repetir varias veces durante una sesión de trote. Otro buen entrenamiento es dejar la pierna elevada con la rodilla apuntando lo más alto posible y, tomados de algún lugar para no preocuparnos por el equilibrio, golpear contra un foco o bolsa bien rápido (como un látigo) sin bajar la rodilla. Hacer unas diez repeticiones por lado y si aún queda energía, repetir dos o tres veces más la serie por cada pierna. Se puede entrenar lo mismo sin sujetarse de ningún lado, buscando el equilibrio también, pero ya no nos estaremos enfocando tanto en la patada, por lo que impactar a una bolsa no sería recomendable.

 

Aplicando la patada de gancho: Como mencioné antes, meter la patada gancho en un combate y sin giro, suele ser algo infructuoso, pero no por eso deja de ser una patada muy sorpresiva y efectiva si se la entrena debidamente. Un buen momento para aplicar esta patada es luego de una patada de empeine (Lean el “Entrenando Kung Fu I”, para más detalles), apoyando la pierna que dio la patada de empeine y girando sobre la misma para sacar la pierna de atrás con giro y gancho. Esto es bueno sobre todo si el rival suele contraatacar con frecuencia y utilizando los puños, ya que luego del “empeinazo“ sobre su guardia, es probable que la baje para intentar golpear y ahí es cuando nosotros bajamos la pierna (a voluntad, rápido) y giramos para darle con la siguiente patada, giro y gancho.

Otra forma de meter la patada gancho es (si se desarrolla habilidad suficiente) lanzando la pierna como si fuera una patada lateral por dentro de la guardia del rival y desde dentro cerrar el pie hacia atrás, haciendo el gancho por dentro de su guardia y golpeándolo sorpresivamente. El riesgo de esto es que nuestra pierna puede quedar atrapada por dentro de la guardia del rival, con el consiguiente pataleo desesperado por zafar, seguido de una humillante paliza.

PRO: Efecto sorpresa, versatilidad.

CONTRA: Difícil de meter en combate, difícil de darle fuerza suficiente para que sea efectiva en combate.

Anuncios