“Sólo las mujeres y los médicos saben cuán necesaria y bienhechora es la mentira”
Anatole France (1844-1924) Escritor francés

Mentir es un tema de MUCHO debate. La moral (una creación humana) habla siempre de la mentira como algo que está mal y condiciona con la culpa a todo aquél que la use.

Más allá de la mentira en su lado moral o inmoral, vemos que la mentira es una mentira en sí misma en muchas ocasiones. Lo cual, la convierte en una verdad, lo cual hace que toda mentira tenga algo de verdad y que toda verdad tenga algo de mentira. Lo cual, no indica ni bueno, ni malo, sino, algo que todos intuimos muy profundamente y que los chinos lo tienen más claro que el agua. O por lo menos, lo tenían (por eso funcionan tan bien los mercados chinos!):

Nunca sabemos si lo que decimos como mentira puede resultar verdad a lo largo del tiempo o puede que sin saberlo estemos diciendo la verdad, entonces ¿Una mentira tiene que ver con lo que somos conscientes?  ¿O tiene que ver con LA VERDAD?

Como jamás vamos a conocer (por lo menos no nosotros) LA VERDAD, no tiene sentido decir que algo es mentira a menos que hablemos en términos muy limitados de la misma.

Como estamos hablando de términos limitados, nos tenemos que definir en si lo que estamos diciendo es una ambigüedad o estamos mintiendo. Yo puedo decir “tengo 10 años” y es mentira, pero puedo estar refiriéndome a algo que omití, como que “tengo 10 años… de no mirar televisión” y aún eso puede ser una ambigüedad, porque puedo querer decir… “tengo 10 años… de no mirar televisión… en mi casa” y entonces lo que era una mentira, pasó a ser algo ambigüo, porque falta mucha información.

Platón hablaba de la “mentira noble” que es lo que algunos llamarían “mentira piadosa” o “mentirita buena”, que tiene que ver con la intención final, en general, esto se le atribuye a alguien que tiene ética, pero no moral. (ver diferencia en http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%89tica)

Entonces, vemos que la mentira viene siendo el “conector” de la mayoría de los eventos en la historia. El humano se compone tanto de certezas como de verdades, porque muchas veces por ignorancia, se miente y eso deriva en toda la historia de una persona o de quienes lo rodean y ya no se puede cambiar, se ha vuelto una verdad. Basada en una mentira, pero con la misma solidez que una verdad absoluta.

Como verán, uno menciona la “verdad” con mucha facilidad todos los días, como si fuera algo que todo el tiempo se puede comprobar totalmente, pero esto no es así, de hecho, la VERDAD es algo extremadamente complejo y quizás, indefinible. Lo más cercano: http://es.wikipedia.org/wiki/Verdad

Entonces…  ¿Por qué tanto problema con la mentira? Porque nos complica. Si alguien miente, puede que sea algo de poco fiar y yo no me voy a subir a un tren de un tipo que sé que miente siempre y que me asegura que “este tren es el más sólido y fiable del mundo”… voy a desconfiar, porque hay algo mío que depende de ello. Tengo algo que proteger de esa incertidumbre, mi vida, la vida de alguien, dinero, objetos, tiempo o hasta una idea.
Pero… si no tengo nada que perder de ese algo o alguien… ¿Qué me importa si es una verdad o no?

Hay quienes dirán que la mentira está mal porque retrasa las cosas, molesta, hace mal, hace daño, estafa y bla bla bla, pero la verdad es que esas mentiras nada tienen de diferente con la que le dicen a sus hijos, esposas, amigos y verán que así como lo usaron para “avanzar” en la vida, también otros lo pueden usar para avanzar en la vida. Que te haya perjudicado a vos, no lo hace más “maligno”, es de hecho eso, una gran hipocresía.

El engaño es parte de la vida natural, los animales se camuflan con colores vivos para hacerles creer que tienen veneno, para no ser devorados, sea esto cierto o no. El pez abisal, muestra una silueta luminosa que hace que los peces crean que es un gusano o algo así y comen gracias a ese engaño, la evolución misma se basa en los engaños. El camuflaje es una forma de engaño, visual. Los loros no imitan a las personas por casualidad, sino que esa imitación les sirve para atraer pájaros para comérselos o para encontrar pareja (más o menos igual que los humanos)

Por otro lado, todo lo que se conoció como una verdad absoluta, fue luego descartado por nuevas teorías (mentiras con fundamento) que al mismo tiempo se re-formulan y pasan a ser mentiras o teorías obsoletas por la cantidad de fundamentos. Pero… ¿Cuáles son esos fundamentos? Cosas que también pueden variar en el tiempo y espacio. Por lo cual, nuevamente todo ese castillo de naipes que se llama verdad, está sostenido por un gran vacío, o realidades cambiantes.

Nuestras células (prácticamente todas) mueren y se regeneran a lo largo de los años, por lo que un 90% de nosotros muere y renace cada un par de años, casi en su totalidad. ¿Por qué? Porque cada fragmento de tu cuerpo, murió y se regeneró, no sólo por daños sino también para que pudieras crecer, muchas células se “suicidan” (se puede leer algo de eso buscando Apoptosis) o dejan de ser lo que son en sus tantos procesos de transformación.

Lo mismo hace nuestra identidad, ya que nuestro cerebro procesa todos los estímulos y así forma sus ideas, conceptos y pensamientos, que con nuevos estímulos, cambian, porque agregan un nuevo factor a nuestro sistema de pensamiento. Por ello que todo dictador o déspota siempre ha querido que los libros sean quemados, porque sin NUEVAS ideas, no se cuestiona lo actual, cuanto menos novedad surja, menor perspectiva podremos adquirir.

Pero volviendo al tema raíz: La mentira.

¿Cómo puedo definir que algo es una verdad o una mentira en un universo de total caos? Nuestra existencia es una bonita coincidencia y nada tiene que “fiable” nuestra existencia como para que nada de lo que podamos decir o hacer sea igualmente fiable.

¿Qué seríamos si el mundo se fuera al carajo mañana? No lo sabemos, aunque nos encanta fantasear al respecto. Es más, casi que estamos esperando a ese mañana donde ahí va a surgir nuestro “verdadero yo”, pero el cual es también una mentira, porque es un “yo” condicionado por las condiciones… Entonces ¿Donde está el “verdadero yo”?

That’s the funny part… dudo que haya un “verdadero yo”, por tanto no hay mucha firmeza en nada que pueda ser dicho, ni hecho, porque todo es respuesta al ambiente, a condicionamientos que son tan pasajeros como todo lo que te pasó mientras leías este artículo de cuarta.

Es más, dudo que este artículo se trate sobre mentir. Eso es una certeza absoluta. Que dudo. Estoy seguro.

Anuncios