Hace tiempo vengo notando este jocoso (¿?) comportamiento y pido a los conductores de automóviles que me lo expliquen.

He notado, que cuando llueve, todo mundo se altera. En lo personal, la lluvia me relaja, la disfruto mucho y mucha gente dirá lo mismo. Pero hay un ser, un ser que parece que como las brujas de los cuentos, no se relaja para nada ante la caída de esas suaves y refrescantes gotas: El conductor de automóvil.

Es en serio, en cuanto las gotas empiezan a caer, lo lógico sería que los transeúntes busquen llegar más rápido a casa pero ¡NO! Son los autos los que quieren pasar primero.

“¡Vieja renga, hágase a un lado, que se me moja el auto!”

Si estuviéramos en otro siglo, donde el motor del auto podría averiarse por algunas gotas u oxidarse o no sé, cualquier cosa…  lo entendería (hasta cierto punto), pero están en un AUTO, con AIRE ACONDICIONADO en la mayoría de los casos, música, asiento, luces, TECHO y sin embargo, se alteran, buscan pasar primero a toda costa.

Ahí me viene la frase a la cabeza: “What the fuck is wrong with you people?”

Entendería que UN conductor esté apurado por ir a buscar a los chicos que están mojándose en el parque… pero ¿TODOS? ¿TODOS están yendo a hacer una tarea de mayor prioridad que los transeúntes? No creo.

En general, la aceleración de los conductores me sorprende. Si estás en auto, tenés varias cosas que deberían proveerte de mayor comodidad, es más, para eso pagaste el fangote de guita que pagaste por un auto, por la comodidad, tener tu espacio y trasladarte con tu espacio a todas partes. Pero no. A pesar de todos los factores mencionados antes (música, asientos, techo, aire acondicionado) la mayoría no duda a la hora de pasar primero (llueva o no) ante un transeúnte, o de bocinarlo cuando se toma un minuto más en cruzar.

Cuando, si nos ponemos a pensar, esos SEGUNDOS que pierda por esperar al transeúnte, valen muy poco, porque TIENE UN AUTO!

Supongo que es la personalidad argentina también, de “yo primero” que nos afecta en muchos ámbitos, pero que con los autos se deja notar más (seguimos en primer lugar de accidentes de tránsito en Sudamérica)  y eso habla un poco de cómo somos a nivel social, si bien no dice nada respecto a si somos “peores que o mejores que tal o cual país”, si nos habla de lo que ya todo mundo sabe, el gran macho argentino, no tiene mucha consideración por el que tiene al lado.

Las mujeres manejan mal, sí, pero no son las que más accidentes tienen, los hombres manejan bien y quizás es por eso que se relajan y se juegan más, lo que causa más accidentes. No habría problema, si los que perdieran la vida fueran sólo los inconscientes, el problema es que la suele ligar aquél que justo pasaba por ahí.

Pero claro, sigue lloviendo y, mirando por la ventana veo, como ese instinto de ponerse a correr cuando llueve (ojo que también lo hacen los animales eh! Es natural en todos nosotros) a buscar refugio, se acentúa, sin importar que tengamos un techo-móvil con todos los comodities que podríamos soñar, importa que esas implacables gotas de agua caen y nuestro animalito interior, sale nuevamente a llevarse puesto todo lo que encuentra.

¡Esperen a que yo tenga auto, abuelitas! Muajajajaja

Anuncios