“Cuando no me ve nadie, como ahora, gusto de imaginar a veces si no será la música la única respuesta posible para algunas preguntas”

 

-Antonio Buero Vallejo-

Antes les hablé de Knorkator. Ahora ni parecido. Como primero, a aquellos ansiosos por conocer nuevos géneros, la cuestión es sencilla y “Vibrando con palabras” ya lo contó aquí, que una de las mejores maneras conocer música, es agarrar una película con un soundtrack variado y empezar a hacer conexiones, tanto con temas (que muchas veces son covers y no lo sabemos) como con autores y bandas. De esa forma, generamos una cadena que si la hacemos bien, puede ser muy prolongada.

Entonces, si quieren conocer música, agarren película por película, obviamente que dependiendo del rubro, la música irá más por ese lado y podrán hacer una mejor selección. No es lo mismo seleccionar el soundtrack de “Underworld” con temas de new/heavy metal, que agarrar el de Nothing Hill, con temas como “When you say nothing at all”, que son para los besos en una plaza soleada de primavera.

Temas como “Stand by me” que a veces uno da por sentado que sabe quién los compuso, tienen cientos, mejor dicho, MILLONES de covers y encontrando esos covers, se conocen nuevas bandas o músicos.

¿Sabías que Ben E. King inspiró esa canción en la banda de Gospel “The Staple Singers”? Vale la pena escucharla, por cierto.

¿Sabías que Mohammed Alí grabó su propia versión de este tema? No vale la pena escucharlo pero es divertido saberlo. Bueno che, por algo está en el lado B!

 

 

Todos han hecho covers (tanto en estudio como en vivo) de este temazo, desde Led Zeppelin , U2 y John Lennon, hasta Pennywise, Green Day, Sumo, Andrés Calamaro yyyyyyyyy… Lady Gaga. Ok, entre TANTOS otros.
Así ven, como con un tema, un clásico, viejito viejito les da campo para conocer bandas nuevas.

Pero basta de viejos cacharros.

Hoy hablaremos de: Prem Joshua.

¿Qué quién es? ¡Qué sé yo!

Pero el hijo de su madre

 

(alemana como él) tocaba la flautita a los cinco años y el saxofón en su pubertad. A los 18 años, ya cansado de no ponerla, se fue a India a aprender con los músicos aborígenes instrumentos como el sitar, dilruba y santoor toda su música nativa, inspirado por la música que escuchó de pendejo de un vinilo de Ravi Shankar (no el Sri Sri que nos ilumina el bolsillo, el otro, el músico).

O sea, un wacho con guita.

 

…y talento…

La música de este compositor está categorizada como Chill Out, porque entre toda la música folk, agrega los beats clásicos del Chill, peeeeeero lo groso es que tiene temas con muy pocos arreglos y mucho de música tradicional, variada, inspiradora.

El tipo se ve que más guita no necesita, porque se ha mantenido aún con ese talento, en los ambientes under, eso sí, ambiente “under” de Dubai, New York, Paris, India, Japón, Israel, etc.

Pero bueno, se pasea por el mundo haciendo sus temas hippies fusión, tales como “Secret Place”, “Dakini”, “Moghul Gardens”, “Bairagi Desert”, “Monsoon Journey” y algo más movidito tipo “Chandra”.

Al vago lo acompañan otros hippies que como él, tocan varios instrumentos, acompañan en los coros y vocales al mismo tiempo que meneaban la cabeza, tomados de la mano mientras lo escuchaban a Osho. Hay muchos músicos como él, que aunque tienen el talento y la guita, no implica que vayan a convertirse en estrellas de pop, que quizás demuestran un poco más de amor a la música que otros que vemos cotidianamente poblando radios, propagandas, afiches y propagandas de gaseosas.

Consejo: No escuchen varios temas del mismo CD de este tipo, vayan variando, un par de un disco, otro par de otro disco, porque se nota que el vago “descubría” sonidos e iba trabajando con esos en un álbum, por lo que todos los temas del mismo álbum pueden parecer un toque repetitivos, pero si escuchan salteando distintos temas de distintos álbum, es un éxito asegurado para música Chill, fusión y tradicional.

Eso sí, si escuchan mucho de este autor, pueden quedar así:

Prem Joshua

(“Prem” se lo agregó cuando flasheó con Osho, significa ‘amor’ en hindi)

Anuncios