Para tener buena salud lo haría todo menos tres cosas: hacer gimnasia, levantarme temprano y ser persona responsable.

-Oscar Wilde-

 

Muchos se preguntan “¿Cuál es el mejor entrenamiento?” y todos se matan por decir siempre que su entrenamiento es el más óptimo y el que mejor resultados da, pero todos al mismo tiempo saben que el mejor entrenamiento es aquél que nos sirva para lo que queremos hacer.

¿Queremos tener abdominales firmes? Entonces ¿Queremos también pegar fuerte y saber pelear o sólo ir a la playa a mostrarlos? Listo, sabido esto: ¿En cuánto tiempo los necesitás? ¿Es fundamental? ¿No te alcanza con dejar de comer bizcochitos de grasa?

¿Te aburre salir a correr? ¿Pero te prometieron que es la única forma? ¡Te mintieron!

Lo importante SIEMRPE es SABER lo que se quiere. Si no sabemos con absoluto realismo y sinceridad, QUÉ buscamos, ningún camino nos va a ser del todo efectivo.

Por eso, lo más importante para arrancar con el ejercicio es enfocarse y ser objetivos.

Hagamos una pequeña lista de posibles preguntas:

¿Busco ser un récord deportivo?

¿Busco sólo bajar la panza?

¿Es importante que me divierta/entretenga?

¿Qué tiempo REAL tengo para dedicarle?

¿Sé cómo hacerlo?

 

 

…y profundizando:

¿Busco tener una buena competitividad deportiva, por más que no sea el mejor o un récord?

¿Busco bajar la panza sólo por un tiempo o generarme un hábito que me dure casi toda la vida?

¿Es más importante que sea divertido/recreacional que efectivo?

¿Voy a tener siempre ese tiempo?

¿Voy a poder romper con toda rutina o “llamado de la vida” para darle prioridad a mi entrenamiento?

Si no sé ¿Tengo a quién acudir?

Si sé ¿Estoy seguro que sé?

…y así pueden hacerse cientos de preguntas, cada caso es único y hay que analizarlo, no hay efectividad asegurada, pero sí hay cosas que son prácticamente comprobables y reales para casi cualquiera:

  • Sólo con hacer abdominales la panza no baja: El ejercicio abdominal acrecenta/tonifica la musculatura abdominal, pero no quema grasas, por lo que si no hacen aeróbico (o sea, si no SUDAN!) no va a notarse y la pancita va a seguir ahí.
  • Solo divertirse no va a darles resultados efectivos, pero muchas veces es la diversión el puente al esfuerzo, si la actividad nos entretiene, por ahí nos haga más fácil el dar “un poco más”
  • Sólo con un día a la semana es difícil que te de resultados visibles, pero es un buen ritmo para empezar. Tampoco ponerse agendas de entrenamiento imposibles, porque eso sólo desmotiva y frustra.
  • Trabajar con mucho peso de repente puede lastimarlos, hacer ejercicios “extremos” sin preparación, puede arruinarlos más que no moverse, así que tomen precauciones, investiguen un poco (sin obsesionarse) y denle tranqui.
  • No crean todo lo que leen, todo lo que escuchan o todo lo que “se sabe” sobre algo, porque la propia experiencia en lo que refiere al ejercicio, siempre es el mejor maestro, pero de igual manera insisto: Investiguen.
  • Cuídense de no sobre exigirse, piensen primero en la salud, después en los resultados.
  • Las rodillas son prioridad. Cualquier cosa que les haga doler las rodillas, paren inmediatamente. Saltar, trotar, agacharse en cuclillas, todo eso puede exigirles mucho las rodillas, usen rodilleras o no hagan ejercicio de repente si a sus muslos le falta tonificación y trabajo.
  • Búsquenle la vuelta: Salgan a correr con el perro, sáquenle el óxido a la bici y organicen con amigos una buena bicicleteada, si se juntan con amigos propongan alguna actividad que los haga moverse, salir a correr, fútbol, bicicleta, picadito, carreras, lucha, algo, intenten hacérselo llevadero y si carecen de tiempo aprovechen cualquier excusa para moverse, a casi todo el mundo le va a interesar la iniciativa y se van a prender en cualquiera.
  • Elonguen. Siempre que puedan, exigiéndose, pero sin exagerar. Más flexibilidad reduce riesgos de lesiones y da más libertad al cuerpo.
  • Es MUY probable que no vayan a ser los siguientes Bruce Lee, pero sin importar hasta dónde lleguen, lo que los va a reconfortar SIEMPRE es que dieron lo mejor de sí. Suena pelotudo, pero cuando estén solos y desanimados, saber que pusieron todo y siguen vivos, les demuestra que hay un “yo” que siempre puede más.
  • La práctica de la resistencia es diferente a la práctica de la velocidad, así como la práctica de la fuerza es distinta a la de la resistencia y de la velocidad. La potencia la adquirirán cuando logren velocidad y puedan a esa misma velocidad, agregarle algo de peso/fuerza. No van a poder hacer todo de una. Trabajos con mucho peso pueden quitar velocidad, así que manéjenlo de forma equilibrada.
  • Acuérdense, ninguna persona es igual a otra. Un tipo de alimentación que a uno le resulta óptimo a otro puede resultarle escaso, lo que a uno lo hace golpear más fuerte a otro puede sólo quitarle velocidad y descontrolarle la técnica, lo que a uno lo hace divertirse, al otro lo puede poner nerviosos. Todos somos diferentes y por eso cualquier ejercicio, deporte o entrenamiento, puede resultar diferente. Lo que es una realidad para uno, puede no serlo para el otro.

Entonces. ¿Tienen un objetivo con su cuerpo?

– Analicen.

– Profundicen.

– Muévanse.

– No pierdan tiempo.

– Anímense.

– Perseveren.

…y para ser originales con la frase final:

JUST DO IT!

 

Anuncios