Primero, no se forma en la tierra, sino que se acumula y no nace de cualquier lado, sola y unicamente se crea dentro de las Supernovas. ¿de que manera? Sencillo.

Primero hay que conocer un poco al Dios Sol:

El sol es una estrella, una enana roja. Contiene aproximadamente 75% de hidrógeno, 23% de helio y 2% de porquerías que andan por ahí volando. Ésta enana contiene más del 99,8% de la masa total del sistema.

Pero el Sol también es un acto de equilibrio entre dos fuerzas:

La fuerza de gravedad trata de apretar el material estelar en la bola más pequeña y compacta posible.

Por otro lado, la fuerza del calor y presión de los fuegos nucleares dentro empujan todo el material hacia afuera.

Cuando la estrella ha gastado todo su combustible nuclear, termina el equilibrio entre la materia de la estrella y la gravedad, la presión expansiva ya no puede contrarrestar la gravedad y la estrella colapsa repentinamente en 15 segundos.
Si la estrella es 10 veces mayor que nuestro sol, se comprime hasta acumular millones de toneladas en un centímetro cúbico. La compresión tiene un límite, y se crea un efecto rebote que provoca la explosión final, una Supernova.

De hecho mas o menos así es como va a ser el verdadero fin del mundo, pero sin supernova, solo nos comerá la expansión solar.

Entonces para crear los llamados elementos pesados como el oro, la plata, el plomo y el mercurio se requieren condiciones de presión y calor muy especiales que existen solo dentro de una supernova durante su colapso.

Resumiendo: dentro de las estrellas que podemos ver están todos los elementos conocidos, menos la plata, el plomo, el mercurio y el oro que se crean en los 15 segundos de la explosión de las supernovas.  Y se genera MUCHA de esta materia, de hecho la tierra tiene suficiente oro “escondido” como para que tengamos varios kilos cada humano vivo.

Alquimia pura 🙂

Anuncios