>

En la autopsia tenemos a un varón de aproximadamente 30 años, un examen superficial al torso nos dice que tiene un buen estado físico, pese a sus lesiones. En el tronco, se aprecian múltiples contusiones en forma de equimosis, equimomas(1) y hematomas algunas de carácter longitudinal en forma figurada que reproducen los objetos que las produjeron, muy probablemente por una o varios flagrum (2)

Por la violencia de los golpes y/o por la reiteración de los mismos, se han producido soluciones de continuidad, apareciendo heridas contusas longitudinales, erosiones y excoriaciones.(3)

Habida cuenta de la gran cantidad de golpes que impactaron en los mismos lugares, se producieron una serie de lesiones similares a las de un aplastamiento que implicaron la liberación de sustancias nocivas al interior de la sangre.

Estas lesiones provocaron hemorragias en principio no profusas y por tanto no afectaron a grandes arterias y venas.

Sin embargo, al ser una extensión muy amplia del cuerpo la pérdida sanguínea se fue acumulando y fue significativa, pudiendo producir la pérdida de uno o dos litros de sangre y plasma (no pudiese perder más, ya que esas lesiones en vasos de diámetro pequeño y mediano tienden a cerrarse per se).

En su cabeza, los pabellones auriculares se hallan perforados por la acción de instrumentos punzantes. A consecuencia de profusas hemorragias provocadas por múltiples heridas, incisas (cortes) e incisocontusas (4), que abarca la parte superior de la frente y se continúa hacia atrás por ambos lados de la cabeza, afectando a los huesos parietales, temporal y al occipital, es de mencionar que casi todo el cabello se encuentra, en toda su longitud, empapado en sangre húmeda o con costras originadas al secarse. Las heridas afectan a toda la galea capitis (5) llegando hasta la tabla externa de los huesos mencionados.

Las lesiones en la cabeza no están probablemente relacionadas con la causa de la muerte (no afectan órganos vitales al no penetrar en el cerebro ni producieron gran hemorragia).

Con respecto a sus extremidades, las rodillas aparecen con erosiones y excoriaciones, probablemente por haberse caído y golpeado sobre las mismas. y tambien en la eminencia tenar (6), se aprecian erosiones y excoriaciones, compatibles con las producidas al apoyarse en el suelo tras una caída.

En ambas extremidades superiores, en la zona carpiana (7), se aprecia una herida punzante transfixiante (8), con bordes contusos y signos de desgarramiento por haber soportado gran peso, probablemente el del cuerpo.

En las extremidades inferiores se aprecia, en ambos pies, una herida transfixiante de bordes contusos.

Las lesiones producidas en la zona carpiana y en los pies no afectan órganos vitales y una posible infección grave no se desarrolla en un corto plazo de tiempo.

Examen Interno:

El individuo no ingirió ningún tipo de alimento o líquido en sus ultimas horas.
Internamente se apreciarían signos de una hipoxia-anoxia (9) y shock hipovolémico (10) con palidez de mucosas y de órganos internos como los pulmones, el hígado y los riñones. Existen signos de asfixia en cerebro y pulmones, todo ello compatible con una agonía prolongada.

Finalmente, en la zona costal derecha, anterolateralmente, destaca una herida incisa profunda, con evidentes signos de haber producido una abundante hemorragia.

Testigos indican que el individuo perdio agua de esta herida. Esto seria por las lesiones traumáticas en el tórax que producieron una irritación de las membranas que rodean los pulmones (pleuras), ocasionando una pleuritis (acumulación de líquido) exudado en el espacio interpleural. Esto explica por qué salió “sangre y agua” al pincharle en esta zona: sangre de las lesiones de arterias y venas, y “agua” que sería el exudado acumulado entre las pleuras (interpleural).

Conociendo la lenta agonía y el mantenimiento de la conciencia casi hasta el último instante, en base a todas las consideraciones anteriormente expuestas, obtenemos las siguientes conclusiones médico-legales:

Aparentemente el individuo fue detenido y retenido ilegalmente sin juicio alguno desde las 9 de la noche del jueves 12 hasta las tres de la tarde del viernes 13 en que murió, transcurriendo un total de 18 horas. . Los castigos (excepto por golpe contundente con un objeto, posiblemente de madera, después de su detención) comenzaron sobre las siete de la mañana del viernes, por lo que hasta el momento de la muerte transcurrieron unas ocho horas.

Con respecto a la causa de la muerte comenzamos constatando que no se han descrito lesiones mortales, o sea, aquéllas que por afectar a un órgano o función vital, son causa inmediata y fundamental de muerte.

La posición que tuvo en su tortura ortostática (12) hace difícil la llegada de oxígeno al cerebro, ya que la sangre tiende a acumularse en las partes inferiores del organismo (por efecto de la gravedad), sobre todo cuando el corazón funciona débilmente, por lo que la oxigenación del órgano que más lo necesita (el cerebro o sistema nervioso central) es deficiente.

El cuerpo colgó literalmente de las extremidades superiores a través de una tensión que se transmite al tórax y a sus músculos, que ven dificultada sus funciones, entre ellas la de facilitar los movimientos respiratorios.

La causa inmediata de la muerte se debio a una hipoxia-anoxia (11) cerebral consecuencia de hipovolemia (10) post-hemorrágica, de insuficiencia respiratoria mecánica (incapacidad para respirar adecuadamente por falta de movilidad) por graves lesiones en músculos intercostales, y de insuficiencia cardiaca.
Todo ello nos lleva a considerar la muerte es como el resultado de un largo proceso agónico.

Origen de la muerte: criminal.

Vocabulario:

(1) equimosis (cardenales)
(2) flagrum (latigo)
(3) excoriaciones (arañazos profundos, donde aparece sangre)
(4) incisocontusas (cortes unidos a golpes o producidos por instrumentos no cortantes)
(5) galea capitis (cuero cabelludo)
(6) eminencia tenar (manos y palmas)
(7) zona carpiana (muñecas)
(8) transfixiante (traspasante)
(9) hipoxia (falta de oxigenación de la sangre por no respirar adecuadamente)
(10) hipovolemia (disminución del volumen de sangre)
(11) anoxia (ausencia total de oxígeno en la sangre)
(12) ortostática: en cruz

Basado en un texto del doctor José Antonio Lorente Acosta, especialista en Medicina Legal y Forense de la U. de Granada.

Anuncios